Blog Favorito del Año

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified






Seguidores

domingo, 19 de abril de 2009

EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE CRISIS

Anoche me fui a la cama abrumado por las nefastas noticias en televisión acerca de la crisis económica y tuve un sueño. Soñé que los animales (los de 4 patas, se entiende) tomaban el poder de esta Nación, echaban a los humanos políticos de sus poltronas y se reunían lo primero para elegir a los más dominantes dirigentes, fuesen de la raza que fuesen, para idear soluciones a esta crisis y que supieran reconducir las manadas que andaban desorientadas sin rumbo fijo. Y como no tienen nuestra capacidad para razonar echaron mano de sus instintos, esa especie de normas que a diario les proporciona la madre Naturaleza y que siempre funcionan.

El primer instinto o norma básica es el de supervivencia, coger fuerzas para afrontar las penalidades, unirse en un gran grupo en el que cada individuo aporte algo útil para la comunidad. Es muy cómodo chupar todos de la teta del Estado, pero la leche se acaba y cada individuo corre el riesgo de perder alimento y quedarse sin fuerzas para luchar y ayudar al resto de la comunidad. Así pues y sin abusar, una vez que cogieron fuerzas suficientes se lanzaron a los hechos.

Vieron que había superávit en las arcas de la Seguridad Social, con lo cual se dedujo que al menos tenían cubierta su seguridad en caso de algún contratiempo durante el tiempo de lucha; decidieron no tocar ese dinero. Otra observación era la de que los Bancos no gozaban de muchas garantías a los ojos de los ciudadanos y que se optaba por el viejo truco de meter los ahorros en un calcetín o debajo del colchón; decidieron sacar esos ahorros escondidos y ponerlos en circulación, comprando, consumiendo.

En poco tiempo esas compras, esos consumos, derivaron en escasez de productos y se produjo una demanda. Ante esa demanda las fábricas tuvieron que producir y sacar al mercado más productos y contratar más empleados que a su vez cobraban un salario que invertían también en consumir. Pero las fábricas podrían aprovecharse del momento y subir el precio de sus productos para sacarse más beneficio sus dueños, cosa que no hicieron y se conformaron con cobrar menos beneficios y contribuir a la salida de la crisis. Ante este gesto, el Gobierno premió a las empresas con una rebaja de sus impuestos; esto también ayudó a que los precios no se dispararan y ambos, consumidores y empresarios, quedaron satisfechos.

De acuerdo que así el Gobierno parecía que iba a recaudar menos impuestos, pero pronto se dio cuenta de que sucedía al contrario y recaudaba más. Ello era posible porque cada vez había más empleados trabajando y a su vez consumiendo productos que ya tienen gravado el pequeño impuesto final; es mejor muchos pocos que pocos muchos. Y se decidió premiar a los empleados invirtiendo ese dinero en enseñanza, sanidad, obras públicas y otros beneficios más que fueran de verdadera utilidad ciudadana.

Otra parte de ese dinero el Gobierno sí que lo metió en los Bancos para que éstos ayudaran a empresas y ciudadanos en caso de gran necesidad, pero fijando unos intereses mínimos a cobrar que para nada iban a tambalear las cuentas de resultados porque estos Bancos ya cobraban comisiones por todo tipo de operaciones y ganaban suficiente con ello.

Saneada la economía en Bancos, el siguiente problema eran las Constructoras; había demasiadas y demasiados refugios construidos. Y después de un gran debate el Gobierno optó por declarar el cierre de gran parte de ellas, comprarles ese exceso de refugios a un precio razonable para que no salieran perdiendo y recolocar a los obreros en otros puestos que requerían ahora más demanda de mano de obra. Esos refugios se adjudicaron a los ciudadanos en unos precios también razonables y asequibles y a las Constructoras supervivientes el Gobierno les adjudicó todas las obras sociales.

Todos juntos, trabajando en equipo, pronto dio sus frutos y la bonanza llegó a todas las manadas. El Gobierno, entonces, solamente tenía que vigilar que no se cometiesen excesos en todos los sectores y que se conservara el equilibrio natural. Y viendo que todo ya estaba en orden, decidieron devolver la autoridad al ser humano.

A partir de aquí mi sueño se convirtió en pesadilla. En contra de la Naturaleza y en contra de todo, el animal “racional” empezó a darse codazos y empujones para ser el primero que se quedaba con el poder, vociferando, mintiendo, pisando el honor del contrario. Y en cuanto alguien se apropió del Gobierno sacó a relucir su propio ego, la ley de primero yo y luego los demás, de saquear toda esa bonanza lograda y esconderla para sus propios bolsillos, a entregar dinero a amigos y conocidos para empresas sin importancia, a dictar leyes absurdas e ignorar los verdaderos problemas del ciudadano.

Luego me he despertado, me he levantado y me fui a trabajar como todos los días de mi vida. Pero el mundo a mi alrededor sigue igual y en los titulares de las noticias no veo aquello que deseamos ver, que el Gobierno esté trabajando para solucionar esta crisis, pero que trabaje de verdad, que veamos resultados, no solamente palabras bonitas día tras día y que nos da la sensación de que pasa el tiempo y se está perdiendo ese tiempo precioso. El animal que todos llevamos dentro podríamos aprovecharlo para el bien de nuestra propia Naturaleza humana, pero somos peores que los animales. Total, que, cuanto más conozco a las personas, más quiero a mi perrita.

6 comentarios:

amor y libertad dijo...

animal farm, mismamente

BIGARIATO dijo...

Pues si... una granja... pero solamente de "cerdos"...

Alma dijo...

Muy recomendable leer "Rebelión en la granja" de George Orwell, pero hasta los animales caían en la corrupción y el ansia de poder... Esto no hay quien lo arregle!! pero habrá que ser positivos y pensar que si...

BIGARIATO dijo...

Digamos que en mi sueño no hubo rebelión en esta granja... mas bien los animales tomaron el mando por dejadez e ineptitud de los humanos... el barco se iba a pique y NADIE hacía nada...

el Gato Negro dijo...

Un saludo

Desde hace unos meses, yo y otros dos amigos, estamos llevando a cabo un proyecto. Dicho proyecto consiste en la elaboración de una comunidad literaria independiente, un rincón en el que cualquiera pueda expresarse y de cualquier forma: relatos, poesía, etc. La idea de la que surgió y de la que aún se sigue sustentando, no es solo esa expresión, anteriormente mencionada, sino el mestizaje: que lo que yo escriba puede servirle a otro de aprendizaje o si más no, pueda aportarle alguna idea y viceversa. Por ello, les invito a todos aquellos que quieran participar en la redacción a que envíen un mail a lagacetademedianoche@gmail.com, citando el correo electrónico de la cuenta blogger, a la que deberá enviarse la invitación.

Atentamente,

El Gato Negro

BIGARIATO dijo...

Hola Gato Negro... haré una visita a tu blog para conoceros, pero para temas literarios ya te recomendaré otro blog mio. Saludos.

Related Posts with Thumbnails