Blog Favorito del Año

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified






Seguidores

viernes, 12 de junio de 2009

LA LENTA AGONIA DEL MAR DE ARAL

El Aral, entre Kazakhstan y Uzbekistan (Antigua URSS), era el cuarto mar más grande del mundo. Tenía unos 68.000 km2 de superficie, en la actualidad tiene el 10% del tamaño original y la profundidad ha caído casi 17 metros. De hecho, ahora se le considera solamente como tres lagos. Este mar interior fue un destino popular turístico de vacaciones, con pantanos de diversa fauna y flora a lo largo de algunas orillas y que fueron comparados a muchos lugares en África en términos de biodiversidad. La ciudad de Moynaq en Uzbekistán tuvo en el pasado un puerto bullicioso y una industria pesquera que daba empleo a unas 60.000 personas. Actualmente, la ciudad dista más de 150 kilómetros de la nueva costa así como las playas.
.
Las fotografías vía satélite hablan por sí solas y están tomadas, respectivamente, en Septiembre de 1989, en Agosto de 2003 y en Octubre de 2008. Cuando el mar comenzó a morir, la gente, incapaz de hacer su sustento en las industrias pesqueras, perdió sus hogares y sus maneras de vida. Los dos ríos que llenaban el mar de Aral, el Syr Darya y Amu Darya, aportaban tanta agua como el Nilo. Pero los planes de la antigua URSS para un sistema intensivo de agricultura lo cambiaron todo a partir de los años 60 y millones de litros de agua que llenarían normalmente el mar son utilizados para cosechas de cereal, melón y principalmente algodón (oro blanco) en las regiones circundantes del desierto. Los dos ríos están hoy totalmente secos cuando quieren llegar al mar de Aral.
.
Sin aporte de agua, el Aral comenzó a secarse, llegando a ser más salado cada año y los peces morían incapaces de vivir en esas condiciones. El mar también se convertía en un centro de contaminación que vino de varias fuentes; una del laboratorio de armas biológicas (ántrax) que probaban allí la URSS y otra de los vertidos de fertilizante y pesticidas de esas cosechas, que habían traído los dos ríos, depositado en el fondo marino y que ahora ya seco los fuertes vientos se encargan de dispersar por las poblaciones circundantes. La población cercana al mar de Aral presenta una incidencia elevada de mortalidad y de ciertas formas de cáncer y enfermedades pulmonares, entre otras patologías. Mucha de la flora y fauna murieron (los ciervos de Bukhara que prosperaron una vez en el área apenas llegan a 500).
.
Además, se ha probado que la mayor parte de los canales y los acueductos no están en buenas condiciones y mucha agua se pierde antes de que incluso alcance los campos, consumiendo más agua de la necesaria. En 2003 una presa fue construida para ayudar a conservar el agua en la parte del norte del mar, pero poco ha hecho para mejorar el mar de Aral en conjunto. No es un problema de calentamiento global o de desertización del planeta, sino de la mala administración de los recursos naturales en pro de la industria y del dinero, que ha desembocado en una catástrofe ecológica.
.
Se han propuesto diferentes soluciones a los problemas ocasionados por la pérdida de agua del mar de Aral, en diversos grados de viabilidad y coste económico. Entre éstas se incluyen la mejora de la calidad de los canales de irrigación, la instalación de plantas de desalinización, la imposición de tasas a los campesinos por el uso del agua de los ríos, la introducción de especies de algodón alternativas cuyo cultivo requiera menor cantidad de agua, el trasvase de agua de los glaciares de Siberia para reemplazar el agua perdida en el Aral, y la utilización de menos productos químicos en el proceso del algodón. En enero de 1994, los países del entorno firmaron un acuerdo por el que se comprometían a destinar un 1% de sus presupuestos a contribuir a la recuperación del mar, sin embargo, la cooperación entre éstos países ha sido mínima. Algo en la parte norte del mar de Aral se está recuperando, debido al dique Kokaral que el Gobierno de Kazajistán construyó para impedir que las aguas del mar fluyeran hacia el lado de Uzbekistan. Y en el 2008 se creó la ONG Movimiento Ecologista de Uzbekistán, que pretende recuperar el mar de Aral.
.
En la actualidad, Uzbekistán sigue siendo uno de los mayores productores y exportadores de algodón en el mundo (en gran parte también debido a la mano de obra barata). En el año 2005 firmó un acuerdo de participación y producción para explorar y desarrollar yacimientos de gas y petróleo en el mar de Aral. Y mientras que la población mundial crecemos, continuamos exigiendo cosas sin mirar de donde esas cosas proceden y el caro precio ecológico que estamos pagando a cambio por ello.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Estuve visitando tu blog y me parece muy interesante, permíteme felicitarte. Sería para mi muy agradable contar con tu blog en mis 2 directorios y estoy completamente convencido que para mis visitas que no son pocas será de mucho interés. Si lo deseas no dudes en escribirme muchos Éxitos con tu blog.

Un saludo
Franck Michel Reyes
WebMaster
contacto: reycastillo08@hotmail.com

Gabriel dijo...

Realmente es muy bueno tu blog, es cierto que los recursos naturales se agotan y se está realizando un desastre natural. Hay que cuidar el medio ambiente pero, lamentablemente, hay intereses económicos de por medio que no creo que nos dejen actuar aunque debemos luchar con ellos. Trabajo hace tiempo en una linda empresa que se dedica a ser proveedores de gasoil y la verdad que no quiero perder el trabajo, porque a parte nosotros no hacemos más que distribuir algo que es fundamental para el mundo entero, el combustible. Pero debemos cuidarnos con el terrible daño que le estamos haciendo al planeta y que lamentablemente es irreparable. Quizás, cuando nos demos cuenta, sea demasiado tarde. Saludos

BIGARIATO dijo...

@Franck... Veremos que se puede hacer. Saludos.

@Gabriel... El Planeta ya está avisando, los recursos se agotan. Saludos.

Related Posts with Thumbnails